PEDC-14-20

Icono Turismo 2r

senderos1

Osa de la Vega Brever

DesarrolloRural

Areas Protegidas

En Septiembre y Octubre sigue aprovechando los fines de semana para conocer la Comarca “El Záncara”.

La Comarca “El Záncara” es una tierra con unos espacios únicos que hacen que quienes la visiten se enamoren, por la imagen imborrable o por el calor y amabilidad de sus gentes. El turismo de interior, rural y ecológico está de moda. No sólo porque es una opción más económica, sino porque cada vez más la gente huye de los espacios abarrotados. Los 33 pueblos que componen la Comarca, cuentan con rutas que apuestan por un turismo de cultura y conocimiento, avalado por una gran riqueza histórica que se puede atestiguar en sus numerosos monumentos. En la comarca se tiene constancia de asentamientos humanos desde época antigua, por ejemplo, el yacimiento situado en el Cerro de la Virgen de la Cuesta, en Alconchel de la Estrella de la Edad del Bronce (B.I.C. en 1995), aunque este núcleo fue el más importante y organizó la zona económica y militarmente, se han encontrado restos de asentamientos en Villar de la Encina, Villalgordo del Marquesado, Castillo de Haro, Torrubia del  Castillo, entre otros. Un curioso monumento son “los Falos” en Los Hinojosos, construcción íbera que se utilizaba como culto a la fertilidad. De época romana destacan también las minas de “lapis specularis” de Osa de la Vega, abiertas al público desde el año 2018.

images_8.jpg

Ya de la Edad Media contamos con la Torre Vieja de San Clemente, en la actualidad museo etnográfico y el Castillo de Haro en el término de Villaescusa de Haro (declarado B.I.C. en 1992). Del siglo XV tenemos auténticas obras de arte con la llegada de D. Juan Pacheco, dueño del Marquesado de Villena, cuya cabeza era Belmonte, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1968. Reformado en dicha época, encontramos también el Castillo de Garcimuñoz, que da nombre al pueblo. De estilo renacentista hallamos importantes muestras de arte en San Clemente, Villamayor de Santiago o Las Pedroñeras, con sus plazas, diversas casas señoriales con escudos, Palacios, cito como ejemplo el del Marqués de Valdeguerrero en Vara del Rey, e Iglesias que jalonan nuestros municipios y que suponen una gran riqueza patrimonial. 

Por otro lado tenemos ejemplos de arquitectura industrial en muy buen estado como es el Molino de agua “El Blanco” situado en Carrascosa de Haro. O los  molinos de viento en la localidad de Mota del  Cuervo, símbolo de una estructura de producción agrícola pasada. Son muchos todavía los molinos que coronan las planicies de nuestra comarca, en Mota del Cuervo 7 quedan, de los 23 que tenía documentados, en  El  Pedernoso, Las Mesas, Pinarejo, Belmonte, Villamayor de Santiago, todos ellos, siguen recordando a quien los ve la Mancha que vio Cervantes.

El turismo es una clara salida económica en muchos pueblos que ven como sus casas tradicionales se convierten en hospedajes para el viajero, su gastronomía y productos típicos en reclamo. Diferentes tipos de turismo, ecológico, enológico, literario, cinematográfico, gastronómico, histórico, en definitiva turismo para todos los gustos y sensaciones que debemos ofertar y seguir desarrollando para conseguir hacer de nuestra Comarca un lugar apetecible para decidir vivir, visitar o tener como lugar de segunda residencia vacacional, y así seguir apostando para conseguir cambiar la tendencia demográfica de los últimos años.

Os dejamos también el enlace de tres topoguías de senderos para que planifiquéis vuestras salidas y disfrutéis del entorno que ofrece la comarca:

http://www.adizancara.es/rutasd/GR-163.pdf

http://www.adizancara.es/rutasd/Topoguia%20PR-CU%2067.pdf

http://www.adizancara.es/castillos-del-marques-de-villena